Entrega en 24-48 horas para toda la península — Envío gratuito a partir de dos libros

Lidia Piqué Pinto
La práctica del té, un regalo milenario
14 de marzo de 2024
Lectura 3 min
Sumérgete en el té para encontrar paz interior

¿Qué estamos buscando constantemente los humanos además de la felicidad?

La felicidad es un estado del ser que necesita de un buen aliado para ser experimentada con la máxima asiduidad. No me refiero a la felicidad momentánea que nos transmiten las experiencias, las emociones y los objetos. Hablo de la que surge de la profundidad del ser, la que va de la mano y se muestra como maestro principal para sentir plenitud en nuestras vidas: LA PAZ INTERIOR. Esa que está siempre ahí y nos pide resurgir por ser el eje central de nuestra esencia divina.
Para conseguirla, debemos adiestrar nuestro yo para que el ego no destruya los peldaños de la escalera que nos lleva hacia ella. Además de salir de nuestra zona de confort, hay que abrirse a descubrir y nutrirnos de todas esas valiosas herramientas que el mundo y la naturaleza nos ofrece como: el ritual del té.

La abertura paulatina de la hoja del té es un ejemplo de hasta dónde queremos llegar en este camino. Primero aparece el brote, y de forma muy sutil y delicada, las hojas se abren hasta exponerse completamente. Con ello me refiero a la apertura de corazón que quieras darle a esta práctica para crecer en tu propio camino de despertar espiritual. Las posibilidades son muchas y tú decides hasta donde llegar.

 

Sumérgete en el té para encontrar paz interior

Sumérgete en el té para encontrar paz interior

Adentrarse en el mundo del té

Cuando nos adentramos en la senda del té por primera vez, ponemos atención a su aspecto, olor y sabor. Solemos tomarlo en bolsita, no a granel, y lo preparamos rápido, sin prestar atención a todo lo que estas preciadas hojas nos pueden aportar. Podemos continuar con este tipo de preparación o seguir avanzando y curiosear otros métodos. Elegir el té en hebras, de más calidad y una buena agua para nuestra infusión, llamada en China “la madre del té”. Más adelante, añadimos otros utensilios más precisos de cuencos, teteras y tazas para sentir la belleza del momento. Esta que nos lleva a vivir nuestro propio ritual de té desde la sensibilidad.

Con el tiempo, buscaremos un momento de silencio cada vez más y más amplio, hasta convertir al té en nuestro compañero de meditación diaria y contemplación. Ese espacio necesario para dejar de lado el ruido del mundo hasta dejarnos fluir, sentir y disfrutar del té con atención plena al momento presente, tal y como hacían los monjes budistas zen en el siglo XVI en las ceremonias del té.

Esta práctica, de origen oriental, nos centra en “ser y estar” en vez de “hacer o tener”, en mirar hacia dentro en vez de hacia afuera, donde los grandes males de la sociedad actual como el estrés, la ansiedad y la depresión están muy presentes.

 

El Chado

En cada peldaño que decidas subir en el “Chado” (camino del té) serás más consciente de que el té, además de nutrir de antioxidantes cada célula de tu cuerpo, nutre de paz tu alma y calma los pensamientos de tu mente.

En mi libro “Toma tu té y Sé”, te invito a sumergirte en el té, a través de distintas enseñanzas de la sabiduría oriental y occidental, para que llegues a las profundidades de tu ser hasta encontrar tu paz interior.

“La calidad de la pausa es tan importante como la calidad del té”
Lidia Piqué, Toma tu té y Sé Reflexiones de vida con un buen té

VALORAMOS MUCHO TU OPINIÓN

1 Comentario

  1. Ana maria Sanahuja

    El libro, Es una obra de la autora, hecha con todo el cariño y la dedicación y la experiencia en este campo tan maravilloso como es el té.
    Para mí ha sido un descubrimiento un momento de calma de reflexión que me ha beneficiado mucho.
    Lo recomiendo a todo el mundo apasionado, del Te.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE

El calor del Amor, la nueva medicina

El calor del Amor, la nueva medicina

¿Es el Amor la nueva medicina? Descubre porqué el amor de un abrazo ayuda a sanar antes a los bebes. Y cómo el amor nos ayuda a nosotros a sanar día a día.

Cada dieciocho años el alma llama

Cada dieciocho años el alma llama

Entre Karma y Dharma, los Nodos Lunares indican la vía del alma. Conocer nuestro mapa astral nos ayuda a transitar nuestra vida de manera más consciente.